Skip to main content

Hoy te traigo un regalo. Hace más de once años, en una tarde noche de primavera verano madrileña, de esas que empiezan con una inocente cerveza con amigos, sale la idea de ir  a ver una obra de teatro alternativa. Como las cosas no hay que pensarlas mucho cuando se trata de diversión y de experiencias nuevas… dos cervezas después nos encontrábamos sentados en una acogedora sala, mini teatro, entregados a sorprendernos.

Para ponerte un poco en contexto antes del regalazo y así ya no interrumpirte, te diré que quedé tan maravillado por la obra, tanto tanto, que no me pude resistir hablar con los creadores, súper majos por cierto, y pedirles lo que ahora comparto contigo, pero antes…

Imagínate una sala completamente negra, cinco filas de asientos, siete asientos por fila y un pequeño escenario completamente negro, con una pantalla de proyector, un par de taburetes plateados y cuatro cosas de atrezo, que ya no recuerdo.

La obra comienza con un video proyectado en la pantalla de una de las protagonistas (Itxaso Arretxe) montando en moto Vespa vestida de novia por la ciudad. Cuando termina el video aparece en el escenario otro protagonista (Xavi Saèz) y…

Que comience la función…

ATOLLADERO

This is my life (2ª parte) – EL TEXTO

Original de: Xavi Saèz, Itxaso Arretxe, Neus Suñé, Irene Martínez, Jordi Fondevila i Xavier Pla

Todos los derechos de autoría de la obra i del texto pertenecen a ATOLLADERO

Escena 1 – Hola, ¿qué tal? –

Hola, muy buenas noches. Bienvenidos. Bien, muchas gracias por estar con nosotros esta noche. Somos Atolladero y estamos aquí dispuestos a compartir con vosotros una cosita que os hemos preparado, en seguida la veréis, vamos por partes.

Primero las presentaciones: Neus, Itxaso, Irene, allí arriba en cabina está Damià, Miki, Pla, Fondevila y un servidor de vosotros; Xavi. Antes que nada, me gustaría aclarar que el título de este espectáculo era: “Son tantas las cosas que tengo en la cabeza, que he decidido comprarme un televisor de plasma”. Y digo era, porque ahora ya no se titula así; como podréis comprender. Y ¿porqué?, pues mira…, cosas de la creación… Ahora se titula “This is my life (2ª parte)”. Para los que no sepáis inglés, la traducción es “This is my life (second part)”. Y qué es “This is my life (2ª parte)”, pues “This is my life (2ª parte)” es un espectáculo que nace de la voluntad de interpretar o, mejor dicho, reinterpretar la vida. Vaya tema ¿no?, la vida. No sé que os puedo explicar de la vida que no sepáis…, pues eso…, la vida. Cuantas cosas caben dentro de una vida, ¿verdad?…, alegrías, tristezas, buenos momentos, malos momentos, de todo un poco pero cuantas cosas… Y nosotros hemos pensado…, mira tú…, “a las penas puñalàs”, “al mal tiempo, buena cara” y vamos a rescatar todas esas cosa por las cuales vale la pena vivir. Creemos que al fin y al cabo es la mejor opción, ¿no…?

Y pensando, pensando…, hemos llegado a una pequeña conclusión – y que alguien grite si cree que nos equivocamos – que es que todas estas cosas empiezan y acaban siempre en el mismo sitio, empiezan y acaban allí donde está el amor, allí donde hay amor.

Bueno… y ahora ya estamos preparados y ya os puedo decir que… señores, señoras, señoritos, señoritas, Atolladero os presenta “This is my life (2ª parte)”. Va por ustedes.

Escena 2 – Novia, soltera, busca –

Itxaso

Ay el amor… Yo creo profundamente en el amor. De verdad, ¿eh? Creo en la fuerza del amor de una forma absoluta… Lo que pasa es que hay ciertas estructuras tradicionales relacionadas con el amor, que no me acaban de convencer. Y cuidado, ¿eh?, que cada uno haga lo que quiera…, pero yo en el amor, lo que busco es mi propio modelo, un modelo que me haga feliz.

Por causa de todo esto, a menudo me encuentro sola. El otro día, por ejemplo, estaba cenando con unos amigos y hablábamos del tema de las bodas, ¿no?, y ellos decían cosas como: “Yo siempre me he cagado en Dios pero me casaré por la iglesia para que sea una boda más de verdad”. O, “A mí lo que realmente me hace ilusión, es vestirme de novia y ser la protagonista por un día”. O, “Precisamente, como paso de la boda, ¡me caso!”. Yo, esto, no lo entiendo…, y como siempre tiendo a pensar que son los otros los que tienen razón, he llegado a la conclusión que el problema soy yo: “Itxaso…, eres rara. Eres demasiado rígida, poco romántica…” Vale, vale…, yo soy así…, pero estoy en este mundo, ¿no?… Y algo tendré que hacer… No quiero acabar sola, por ahí, con mis convicciones…

Escena 3 – Novia, soltera, salta al ruedo –

Decidí hacer un experimento. Voy y llamo a mi madre.

  • Hola Ana, oye…, tu vestido de novia…, ¿aún lo tienes?
  • Sí hija sí, pero ¿para qué lo quieres?
  • No, nada…, me lo quiero poner para hacer un experimento.
  • Ay, hija…, tú y tus experimentos…

Pero claro…, estamos hablando de un vestido de los años cincuenta, muy bonito sí…, mucha historia…, pero totalmente desfasado. Cogí unas tijeras y le hice unos retoques. Si os parece bien, me lo voy a poner, vuelvo y me veis tal cual iba aquel día, ¿vale? Un momentito, ¿eh?

Xavi

A ver…, como lo explico… Durante el proceso creativo de “This is my life (2ª parte), en un momento del espectáculo, le lavaba la cabeza a un voluntario o voluntaria del público y yo aprovechaba este momento para informaros de esta escena; para proponérosla. Pero por motivos que ahora no vienen al caso, esta escena ya no la hacemos. Saltó. Y claro…, en ese momento, nos encontramos con un pequeño problema, ¿qué digo yo ahora? Porque no os voy a dar una falsa expectativa si luego no voy a lavar la cabeza a nadie. Lógico, ¿no? Y una cosa está clara, Itxaso debe vestirse de novia por cojones. Y pensamos, “Mira Xavi, tú sales como un campeón, explicas la verdad y ya está”. Qué Itxaso, ¿Cómo lo llevas?

Itxaso: ¡Ya estoy!

Xavi: Perfecto. Olvidad todo lo que habéis oído y aquí no ha pasado nada. Seguimos.

Itxaso: ¡Tachán! Mola, ¿no? ¿Pero qué..?, ¿mola o no…? Sí, ¿no? Pues así, tal cual me veis, salí a la calle aquel día. Cuando estaba abajo, en el portal, me dije: “Hostia”, esto que voy a hacer es un poco fuerte”, pero luego pensé “¡venga!, empieza por el barrio y si te encuentras bien continúas y si no, te vuelves para casa”.

Me voy al bar de la esquina a tomarme un cortado. Entro. “Pepe, ponme un cortao y no me hagas preguntas”. Me siento en la barra, empiezo a tomarme el cortado tranquilamente y como veo que me siento segura, que me siento bien, me digo: “Venga, a tope, me voy a un lugar más arriesgado, donde haya mucha gente”.

Salgo, pillo la moto, me pongo el casco y me voy directa al Paseo de Gracia. Caffè di Roma, ¿vale?, la terraza hasta arriba, llena de guiris. Bajo de la moto, me quito el casco y todos los guiris empiezan a hacerme fotos y a gritarme: “Oh, very nice, very nice Barcelona, yes, beautiful… Y me digo: “¿Ahora qué hago, qué hago?… Al Zara, entro, miro…, “a ver que puedo comprar, a ver que puedo comprar…”, unas gafas de sol para estar aún más estupenda.

Paso por caja, saco la Visa, zas-zas, pago, salgo a la calle y empiezo a subir por el Paseo de Gracia. Pum, pum, pum, pum… Llegó al final, y a la izquierda, el edificio imponente del Deutsche Bank. Cuando te casas, pides créditos, ¿no?.., pues ¡venga!, a pedir un crédito.

Entro, me planto en el vestíbulo y no pasan ni diez segundos que me viene un segurata, me coge por el brazo y me dice:

  • Señorita, por favor, salga a la calle y no monte lío.
  • ¿Pero qué lío?, si sólo vengo a pedir un crédito, de verdad…
  • Por favor, Señorita, si es verdad que viene a pedir un crédito, venga mañana con su marido.

Claro, aquí está la cosa. Debo encontrar a alguien que me quiera, pero alguien que me quiera tal y como soy yo, por supuesto. Con mis rarezas y mis particularidades y que él también tenga las suyas.

Está claro que a alguien así no lo voy a encontrar en medio del Paseo de Gracia. Todos habéis salido de marcha, ¿verdad? Sabéis que a ciertas horas de la madrugada, en ciertos lugares, se encuentra una especie de fauna especial, ¿no? Gente desubicada, que no acaba de encontrarse, solitarios… ¡Esta noche me voy de fiesta!

Escena 4 – Novia, soltera, pilla cacho –

Cinco de la madrugada. El antro más antro, más antro, más antro que os podáis imaginar. La pista de baile llena de gente que va, que viene, raros, solitarios, gente que busca…

Xavi: Hola, yo soy la representación de una persona extraña, entre comillas, que no acaba de sentirse ubicado dentro de esta sociedad pero que considero que también tengo derecho a encontrar mi amor. Cuidado, ¿eh?, que yo estoy muy a gusto conmigo mismo, pero no acabo de sentirme ubicado.

Neus: Hola. Yo soy la representación de una persona que se siente abandonada y acechada por los peligros de la vida. Mi situación, pues, es complicada porque a causa de un amor perdido he entrado en una etapa difícil en la que me siento profundamente vulnerable. La cuestión es que busco un amor que me comprenda, que me cuide y que me haga reír.

Itxaso: Y a mí ya me conocéis. Me voy a la pista de baile a ver quien se me acerca.

Xavi: ¡Hola!

Itxaso: ¡Hola!

Xavi: ¡Llevas un vestido precioso!

Itxaso: ¡¿Qué?!

Xavi: ¡Que llevas… un vestido… precioso…!

Itxaso: ¡Ah! ¡El tuyo tampoco está nada mal!

Xavi: ¡¿Vienes por aquí muy a menudo?!

Itxaso: ¡¿Cómo?!

Xavi: ¡¿Qué si vienes por aquí… muy… a menudo?!

Itxaso: ¡No, a veces…, no demasiado…! ¡¿Y tú?!

Xavi: ¡No, no demasiado, a veces!

Neus: ¡Perdonad!, ¡¿Tenéis fuego?!

Xavi e Itxaso: ¡No, no fumo!

Neus: ¡Ah, vale!

Xavi e Itxaso: ¡Oye!

Itxaso: ¡No, que… quería decirte…!

Xavi: ¡¿Sí?!

Itxaso: ¡Que si te apetece…, tomarnos la penúltima…, en mi casa!

Escena 5 – Novia, soltera, encuentra su amor –

Vídeo 1

Escena 6 – Se acabo –

Repaso todos los sitios donde estuviste y ya no estás. De alguna manera tú me acompañabas. Y yo sin darme cuenta hasta ahora, que de golpe ya no me llamas, no me esperas, ni oigo tu voz, tu risa, ni me miras, ni me abrazas, ni vigilas mi sueño, ni me acaricias, ni te siento.

Ahora ya no estás.

Los malos recuerdos incomprensiblemente se me olvidan. Al margen de ti, las cosas pasaban ligeramente, como sin pesar. Han pasado meses y aquello que antes me gustaba se convierte en un gran esfuerzo.

Me sentí sola, sola, sola y muy pequeña, odiando mi extrañeza y mi propio devenir.

Quería correr hacia ti, podría hacerlo, pero todo está dañado. No sé porqué ni de que manera, pero sin darnos cuenta que con ello estábamos perdiendo.

Estuve esperando que me buscaras, que vinieras a mi encuentro. Nunca lo has hecho. Y yo necesitaba que cedieras y que… Sería maravilloso, sería perfecto. Han pasado días, han pasado meses y no hay señal, y pienso decidiste lo que para ti era ya inevitable. Se acabó.

Y yo fui un ser en suspensión, esperando algún fin.

Escena 7 – Yo igual que tú –

Encontrar a alguien.

Vaya, vaya, vaya tela, ¿eh?

¿Qué es exactamente aquello que nos hace decir, éste sí o éste no?

¿Os lo habéis preguntado?

Yo el otro día vi un reportaje, en el Nacional Geographic, brutal.

Se ve que hay unos animales, unos pájaros, ahora no me acuerdo del nombre, pero da igual; pues eso…, que hay unos pájaros…,  cuando se emparejan, o sea, cuando uno de estos pájaros dice “a ver , quién será el padre o la madre de mis hijos” y que conste que son pájaros monógamos, ¿vale?, o sea, que a quién pillan, lo pillan para toda la vida ¿vale?, pues estos pájaros,, lo que hacen es se ponen a correr, correr, correr por encima del agua (porque son pájaros acuáticos, eh, que no os lo había dicho); pues lo que decía, corren, corren, corren…

Entonces todos los pretendientes que hay por ahí cerca, también se ponen a correr, a correr, a correr hasta que uno de los pretendientes, el que más corra, se le pone al lado. ¿Me estáis siguiendo? ¿Sí o no? ¿Sí? Vale. Pues sigo. Entonces, el primero, el que ha tomado la iniciativa empieza a hacer movimientos con la cabeza y las alas, así. Pero rápido, ¿eh?, en plan difícil. Entonces, el otro, el que le seguía, lo que tiene que hacer es imitarle. Si no lo hace bien, fuera, otro. Pero si lo hace bien, si los dos lo hacen todo igual, igual, igual, igual…, pues pam, se hacen novios y para toda la vida.

Escena 8 – Desear para otros –

Xavi: Una cosa… ¿vosotras sabéis quienes son los bonobos?

Neus e Itxaso: ¿Cómo?

Xavi: Que si sabéis quienes son los bonobos.

Neus e Itxaso: No.

Xavi: ¿No? Los Bonobos son unos gorilas que viven en la selva, bueno, una especie de gorilas. Y sabéis, cuando…, o sea…, cuando pasa algo…, cuando hay algún problema entre la comunidad, cuando entre ellos pasa algo que no tiene que pasar, ¿sabéis como lo arreglan? O sea, si hay un acontecimiento o un problema dentro de la tribu, de la comunidad, por grave que sea, ¿sabéis como lo solucionan?

Neus e Itxaso: No.

Xavi: Pues montan unas orgías, de puta madre. ¡Eh, que os lo digo en serio! Follan todos con todos. ¡Eh!… Que no…, ¡Oye! Que son unos monos muy felices…

Neus: Vale, vale…

Xavi: Muy sanos.

Neus: Muy bien, muy bien… Que sigan así. Desear. No siempre es fácil saber cuáles son nuestros deseos, ¿verdad? Pero imaginaros un mundo en que no se pudiera desear para uno mismo. Imaginaros un mundo que sólo se pudiera desear para los demás. ¿Habéis pensado en ello alguna vez? ¿Cuáles serían nuestros deseos para los demás? ¿Cuáles serian?

Pues, a mi me gustaría, que alguien viese todo lo que se pueda ver y que después me lo explicase.

Deseo, deseo que los deseos no sean una lucha. Deseo que nadie busque ni que nadie encuentre a alguien para dominar. Deseo que nadie sienta que un fracaso es un fracaso. Deseo que la gente a la que quiero esté bien, estén contentos, tengan confianza, se olviden del victimismo, que se lo pasen bien. Deseo que todo el mundo pueda buscar. Deseo que el tiempo sea un aliado. Deseo que equivocarse no sea un problema. (A un espectador.) Te deseo una vida brillante. (A un espectador.) Te deseo que encuentres la calma que buscas. Deseo más alegría, así, en general. Deseo…, (A un espectador.) te deseo ilusiones. Deseo… que todo el mundo tenga sueños. Xavi, ¿me dices un sueño?

Xavi: A mi me gustaría…, poder respirar bajo el mar.

Neus: ¿Alguien me quiere decir su sueño? O uno de ellos. ¿Sí? ¿No? ¿Alguien quiere decir algún sueño? (A un espectador.)¿Me dices un sueño?

Espectador 1: Que todos tus deseos se cumplan.

Neus: Muchas gracias. Deseo que todo el mundo tenga sueños. (A un espectador.) ¿Me dices un sueño? Uno pequeño.

Espectador 2: Ser feliz.

Neus: Muy bien. (A un espectador.) ¿Me dices un sueño? Uno de pequeñito.

Espectador 3: Que la gente se ría más.

Neus: ¡Olé! Deseo que todo el mundo esté contento, que tenga historias de amor, las que sean. Deseo que todo el mundo tenga sueños. ¿Alguien más quiere decir un sueño? (A un espectador.) ¿Me dices un sueño?

Espectador 4: Te podría decir muchos.

Neus: Uno, sólo uno.

Espectador 4: Ser feliz, que todo el mundo sea feliz.

Neus: Estupendo. (A un espectador.) ¿Y tú, me dices un sueño?, ¿no?, bueno, no pasa nada.

Neus: Deseo que todo el mundo tenga sueños. Deseo que se vivan historias de amor. Que se disfrute del amor, de los deseos, de los deseos de los demás. Deseo que todo el mundo tenga sueños. Deseo, que todo el mundo tenga sueños. Itxaso, ¿me dices un sueño?

Itxaso: A mi me gustaría, vivir en un faro, en una isla desierta, y allí vivir y trabajar, y poder hacer-lo rodar como me diese a mi la gana.

Xavi: Tía, un poco gamberra, ¿no?

Escena 9 – Pequeñas cosas a evitar –

Itxaso: No me gusta que se me pete un boli.

Xavi: A mi tampoco.

Itxaso: Y no me gusta que el teléfono suene cuando no quiero hablar. Y que se me metan las bragas por dentro, eso lo odio, todo el rato tienes que estar así, ¿sabes?

No me gusta que se me mojen los pies cuando llueve y tener que ir así todo el día, ¿sabes?, que se te pone como un charquito dentro, pues eso, no me gusta nada;

y no me gusta tragar agua de mar o que se me meta por la nariz, no; y no me gusta tampoco estar en la playa y vestirte con todo el cuerpo lleno de sal;

y tampoco me gusta que la gente que va sucia se tire colonia por encima, no, y aún menos que se pongan desodorante, ¿sabes? para tapar, pues dúchate, dúchate.

No me gusta que me miren los zapatos cuando llevo unos nuevos, sobretodo si son unos zapatos así, atrevidos, ¿no?;

y no me gusta, no me gusta nada cuando vas a la peluquería ¿no?, te cortan el pelo, la peluquera te pone un espejito detrás, ¿no?, que se te ve bien el cogote, y te dice: “¿Te gusta?” Y tú te miras y dices: “No por favor, esto es una puta mierda, me queda fatal”, pero en vez de esto, dices: “Sí, está bien, bueno, me veo un poco rara”;

no me gusta nada cuando estás por primera vez en la cama con alguien y te tienes que levantar para ir al lavabo, ¿no? Tu te estás meando, pero aguantas, aguantas, aguantas, y al final claro, te tienes que levantar, o sea salir de la cama, ¿vale?, no te puedes poner nada encima porque queda mal, ¿no?, y sabes que el otro aprovecha para mirarte el cuerpo detenidamente de arriba a abajo.

No me gusta que me digan: “Dame un besito y hacemos las paces”, cuando estoy enfadada; y no me gusta tampoco el tacto que queda en las manos después de lavártelas, ni chupar y morder un palo de helado, ni que se queden los cigarros mal apagados;

y no me gusta que la gente en el cine: hable, comente, abra bolsas de plástico, coma; y no me gusta nada ir al cine con alguien, y que éste alguien se pase toda la película mirándome así, como de reojo, para ver si lloro o no en las escenas emocionantes.

Y lo que más odio, pero es que lo odio profundamente, es que en las películas comerciales yanquis, el prota, haga siempre una bromita absurda en los momentos más trágicos. Por ejemplo, abre una puerta, entra con una metralleta, pla-pla-pla-pla, mata a cincuenta y después cuando acaba dice: “Uf, que cansancio, me pensaba que el domingo iba a ser más tranquilo.”

No me gusta ir al mercado y tenerme que estresar para que las abuelas no se me cuelen, porque os coláis, ¿eh?, os coláis.

Y no entiendo porqué en los restaurantes chinos te traen toda la comida a la vez, ¿porque lo hacen? Se enfría.

No me gusta ir a una tienda, entrar y que te venga el dependiente o la dependienta y te diga: “¿Necesitas ayuda?”. No, porque me intimida y además saben que todo el mundo contestamos: “No gracias, sólo estoy mirando”. Entonces, ¿porque no se lo ahorran?

Escena 10 – Pequeñas cosas a perseguir –

Pero, me encanta, pero me encanta, ¿eh?, cantar cuando voy con la moto. Pero espera, espera, te vas de una fiesta, ¿no?, a las cinco, seis de la madrugada, vas un poco entonadilla y… un poco, eh, yo cuando conduzco no bebo, mamá, no bebo, no bebo, pero un par de birrillas, ¿vale? Y vas con la moto, uah, uah, las calles son tuyas, no hay nadie… y la misma sensación de bailar delante del espejo cuando estás solo en casa, te pones la radio allí y venga… y bailas como nunca.

Y me gusta tocarme los granitos y arrancarme las costras y morderme las pielcitas de alrededor de las uñas;

y me encanta chupar la espuma del vaso de café;

y meter el dedo en el pote de Nocilla. Estás en casa y dices: “No lo voy a hacer. No lo voy hacer”, y al final vas, destapas y hasta el fondo, es brutal; y comer alcachofas, pero espera, comer alcachofas a la vez que vas bebiendo traguitos de agua, ¿lo habéis probado? Es brutal, probadlo, probadlo, se hace un gusto súper especial.

Y me gusta el ruido que hace  mi perra cuando sabe que vamos a la calle, ella está dormida y le digo: “Nueve, vamos a la calle”, y hace: “Brrrr, brrrr, brrrr”. Es como si dijera, “fuera pereza”, “fuera pereza”.

Y me encanta observar a la gente cuando hablan con sus animales y no se sienten observados. Yo me acerco, un señor que habla con un perro y le dice: ¡“Muy mal ¿eh?, muy mal, te has peleado con todos los perros, ahora vamos a casa y sin cenar!”. Me encanta.

Y esto es un poco así, pero…, me encanta seguir las peleas de las parejas por la calle. Pero no una peleíta, eh, una bulla, bulla, de ésas de “Eres una zorra, ven aquí, No porqué no sé qué. Ven”, uno que va, el otro que viene…, “¡Me da igual que me oigan!”. Esto, me encanta.

Y los tropezones, cuando tú vas caminando y uno delante de ti hace (…) y mira para un lado y para otro como diciendo: “Que nadie me haya visto”. Es buenísimo, me encanta.

Y también me gusta vaciar la cartera, limpiarla toda bien y volverlo a poner todo dentro, todo bien ordenado: tarjetas con tarjetas, tiques con tiques, carnés con carnés…

Y todo lo que tiene que ver con los viajes y la carretera: las zonas de picnic, los hoteles, las gasolineras. Y los olores: el olor a gasolina, a cola, a rotuladores gruesos…

Escena 11 – Pequeños momentos a revivir –

La sensación de estar de vacaciones sin tener absolutamente nada que hacer, donde tu máxima preocupación sea: “¿Llevo suficiente crema protectora o me pongo un poco más?” o, “¿me tomo un mojito o una cerveza bien fría?” o, “¿me ligo a aquél o a aquél otro?

Y mirar el mar, horas, horas, horas, horas, horas mirando el mar; y bañarme desnuda con esa sensación de ligereza y de libertad; y pasear por una playa totalmente desierta al anochecer. Y la montaña. Tendida en una roca, con todo el sol en el cuerpo, al lado de un río o abrir las ventanas de una casa rural por la mañana y sentir la quietud, el olor a bosque, la frescura.

La imagen de un dormitorio con una cama de matrimonio en el medio, en verano, con las sábanas blancas, de algodón, frescas, limpias, y justo encima, una ventana abierta, con una cortina blanca movida por la brisa.

Y hacer el amor, lenta e intensamente, con una persona muy especial; y hacer el amor, hacer el amor, hacer el amor, hacer el amor. Una siesta. El silencio de un domingo. Despertarte por la mañana sin nada urgente que hacer y poder desayunar en un bar, tranquilamente, tomando un café, leyendo el periódico.

Euskadi, las playas quilométricas y su verde y los caseríos y la lluvia. Mirar a mi perra durmiendo, bien relajada y que me venga el sueño. Y una cosa que me da mucha, mucha serenidad es mirar atrás en mi vida y ver que he podido vivir intensamente, que he querido sin miedo, que me he arriesgado y que no me arrepiento de nada.

Escena 12 – Llevo las historias de la gente a flor de piel –

Llevo las historias de la gente a flor de piel. Como las calles llevan millones de vidas, como bancos han conocido besos, como noticias han roto corazones, como lágrimas se han derramado por amor. Siento que son parte de mí, como el amor es parte del dolor. Sus miedos recorren los rincones de mi cabeza. Cantan. Lloran. Sufren. Ríen. Bailan hasta salir el sol. Una lágrima furtiva ante del televisor. Un abrazo por un reencuentro. Deja una carta de huída. Besando bajo un puente. Corriendo bajo la lluvia. Riéndose por un chiste. Grita por una traición. Llora porque no ha sabido salvarlo, por no haberle dicho aquello. Salta porque le ha dicho  que sí, o que no. Tantas caricias. ¿Cuántas caricias? ¿Cuántos miedos? ¿Cuántos anhelos? ¿Cuántas salidas de clase? ¿Cuantas conversaciones de bar? ¿Cuántos silencios? Llevo la gente a flor de piel y también sus historias.

Escena 13 – Un homenaje a los solitarios –

Xavi: No sé si alguna vez en la vida habéis tenido tiempo de reflexionar sobre la figura de los superhéroes. Los superhéroes, ésa gente que a primera vista resulta envidiable, ¿no? Pueden volar, que es uno de los sueños que casi todos tenemos, son superfuertes, pueden levantar un autobús con una mano, pueden atravesar paredes, quedarse colgados del techo. Si hay una bulla en un bar o algo, siempre tienen las de ganar, ¿no? Sacan rayos X por los ojos, fuego por las manos, hielo… la mujer invisible, ¿quién no ha querido ser invisible, verdad? O el hombre elástico… Pero el tema es más delicado de lo que parece, porque toda esta gente cuando se quita el traje…

Itxaso: (Interrumpiendo con el sintetizador.) Perdón…

Xavi: Toda esta gente, digo, cuando se quita el traje y se transforman en gente aparentemente normal, son gente muy solitaria.  Están muy solos los superhéroes. No verás a Batman de cañas, ¿no? Siempre están solos. Quién sabe, muy probablemente toda esa gente solitaria que conocemos o que vemos por la calle, seguro que todos tenemos a alguien en la cabeza, pues igual es un superhéroe. No, no, fuera coñas.

Y nosotros hemos pensado que toda esta gente, todos los solitarios y todas las solitarias, se merecen un homenaje. Y nosotros les hemos querido dedicar uno muy pequeño. Así pues, solitarios, solitarias, va por vosotros.

Itxaso

Almas perdidas, esto es para vosotros.

Soy un nenúfar solitario en medio de la ciudad.

No tengo amigos ni nadie con quién hablar.

Busco a alguien que me pueda consolar ye-ye,

que me haga volar ye-ye.

Soy un nenúfar solitario buscando una señal.

Solo necesito alguien que me quiera escuchar.

Y así voy perdido por esta gran ciudad ye-ye,

por la gran ciudad ye-ye.

Soy un nenúfar solitario en medio de la ciudad.

No tengo amigos ni nadie con quién hablar.

Busco alguien que me pueda consolar ye-ye,

que me haga volar ye-ye.

Xavi

Estaba yo volando por encima de Cancún,

había rescatado unas mayorettes, al sur,

y de repente, pensé en mi situación,

qué extraña esta sensación,

nadie me espera en casa después de la misión.

I am alone.

Xavi, Itxaso, Neus: I am alone, I am, I am alone.

Xavi: I am alone!

Xavi, Itxaso, Neus: I am alone, I am, I am alone.

Xavi:

Cuando el puente ferroviario de Pequín se partió,

a hacer de vía humana fui, como un campeón.

Les salvé la vida a treinta y tres monjes tibetanos

pues todos ellos, dieron las gracias a Buda, levantando las manos.

Pero ninguno se acercó y me miró a los ojos para hacerme feliz.

Ni me invitó a una copa, ni a jugar al parchís.

I am alone.

Xavi, Itxaso, Neus: I am alone, I am, I am alone.

Xavi: I am alone!

Xavi, Itxaso, Neus: I am alone, I am, I am alone.

Xavi:

Salvé a una anciana de una caída fatal,

Y ella agradecida, eso sí, me dijo: “¡Adiós, gracias superhéroe!”.

Y porqué no: “Acércate majete, ven a mi lado”.

No sé…, un café, un cortado acompañado,

creo que no pido tanto,

I am alone.

Xavi, Itxaso, Neus: I am alone, I am, I am alone.

Xavi: I am alone!

Xavi, Itxaso, Neus: I am alone, I am, I am alone.

Xavi: No love, no life.

Xavi, Itxaso, Neus: No love, no life. (5 bises)

Xavi:

Confundí un scout con un quinqui,

muy cerca de Helsinki.

Y cuando los problemas fueron ya solventados,

los acompañé hasta donde estaban acampados,

en un prado, muy cerca de las Islas Barbados, calcula,

pues después de este derroche de energía,

¿creéis que ni tan sólo me dieron un vaso de agüilla?

¿Me ofrecieron un rincón en su esterilla?

Ni Marta, ni Pablo, ni Mariano, no me dijeron “hola”, ni me dieron la mano,

¡Por favor!, no soy ningún marciano, tengo un corazón…

I am alone.

Xavi, Itxaso, Neus: I am alone, I am, I am alone.

Xavi: I am alone!

Xavi, Itxaso, Neus: I am alone, I am, I am alone.

Xavi:

Mira, hace tres años que vivo aquí, en la calle Olvido,

y no pasa un día que con la vecina no coincido.

Pues os creéis que alguna vez me para en el rellano y me pregunta “¿qué tal estás vecino?”, “¿necesitas algo?”.

Un desayuno, hostia, una comida, una cenita, o sólo una merienda…,

Sí, sí, claro, yo invitando, ¿eh?

Mira, tengo ocho teléfonos móviles que no paran de sonar

pues os creéis que alguna vez me llama alguien para ir a pasear, a la discoteca o a echar un “peta” o… bueno,

ya puestos a soñar… que alguien llamara para…

ir a bailar

Xavi, Itxaso, Neus

ir a bailar, ir a, ir a bailar

Xavi

¡Ir a bailar!

Xavi, Itxaso, Neus

ir a bailar, ir a, ir a bailar

Xavi, Itxaso, Neus

No love, no life. (4 bises)

Itxaso

Soy un nenúfar solitario en medio de la ciudad.

No tengo amigos ni nadie con quién hablar.

Somos nenúfares buscando alguien a quién amar,

a quién amar

No love, no life (5 bises)

Almas perdidas, esto ha sido por vosotros.

Escena 14 – ¡Piropea! –

Xavi: Hay que ver lo poco que nos decimos cosas bonitas, ¿verdad?

Itxaso: Pues sí. A mi me encanta que me digan cosas bonitas.

Xavi: Y a mí.

Itxaso: ¿A ti también?

Xavi: Pues claro.

Itxaso: ¿Y porqué crees que no nos decimos más?

Xavi: Yo creo, es una mini teoría que tengo, creo que es el miedo al ridículo, nos da vergüenza, ¿no? ¿Por qué lo encontramos cursi? No sé…

Itxaso: Pues yo creo que no nos debería dar ningún miedo. Al contrario. Yo creo que tendríamos que dedicar un ratito cada día a decirnos cosas bonitas. Por ejemplo: Xavi, ¿tú sabes una cosa realmente bonita?

Xavi:

Itxaso: Ah, ¿sí?

Xavi: Sí.

Itxaso: ¿Cuál?

Xavi: Tú.

Itxaso: Oh, ¡qué bonito!

Xavi: No. Bonita, tú.

Itxaso: No. Bonito tú, que eres más bonito que el universo.

Xavi: Y tú más bonita que mil mundos enteros.

Itxaso: Y tú eres más dulce y más tierno que un tiramisú.

Xavi: Que un tiramisú… Vaya, muy buena… Hay les has dado…

Itxaso: Esta no la superas, ¿eh?

Xavi: Espera, espera, a ver, a ver… Tus ojos…

Itxaso: No Xavi, no… “Tus ojos”, no.

Xavi: “Tus ojos”, ¿no?

Itxaso: No hombre no, es que lo de los ojos está muy visto. Cúrratelo un poquito más, ¿eh? ¡Bolita de algodón de mis adentros!

Xavi: Espera, espera… A ver, a ver… Itxaso te quiero mil por segundo, durante mil infinitos.    

Itxaso: Vale, vale, vale, eso está mucho mejor, pero lo podrías mejorar, eh, albondiguita.

Xavi: Patatita frita.

Itxaso: Alcachofita.

Xavi: Esparraguito triguero.

Itxaso: Tartita de Santiago.

Xavi: Merengue, de mi corazón.

Itxaso: Jamoncito en dulce.

Xavi: ¡Ay!

Itxaso: Fresita. Fresita, así servida en un platito pequeñito y con natita alrededor. Pero no mucha natita, ¿eh?, la justa natita como para untarte un poquito y comerte todo, ñam, ñam, ñam…

Xavi: Ay, yo sí que te comería ahora mismo.

Itxaso: Y yo te chuparía, y te mordería, y te lamería y te…

Xavi: Ayyyy….

Itxaso: Uyyyy….

Xavi: Mmmmmm….

Itxaso: ¡Bonito!

Xavi: ¡Bonita!

Itxaso: ¡Hermoso!

Xavi: ¡Hermosa!

Itxaso: Ayyyyy….

Escena 15 – Buenos momentos –

Quiero una fiesta.

Qué gusto que te hagan un masaje.

Beber un vaso de agua cuando tienes mucha sed.

Una ducha a la temperatura justa.

Reír mucho.

Una cena que no pagas en un sitio que no te puedes permitir.

Un buen café…, un buen filete…, un buen polvo…

Bañarse en el mar.

Bailar.

Bailar con alguien.

Mear cuando tienes muchas ganas de mear,

Besarte, acariciarte, arañarte, lamerte, abrazarte.

Enviar a la mierda a un cabronazo.

Qué gusto columpiarse.

Gastarse la pasta.

Dormir cuando tienes sueño, y cuando estás cansado y cuando no tienes sueño y cuando no estás cansado.

Correr cuando te lo pide el cuerpo.

Un, un buen helado de…, de…, de lo que sea.

Dejarse llevar.

Soñar y después acordarse.

Qué gusto bostezar.

Mirar el fuego y cuando tienes frío, acercarte.

Encontrar un tesoro por pequeño que sea.

Qué gusto estar a gusto.

Escena 16 – Soy del montón, ¡¿y qué?! –

Yo no se dibujar, de hecho dibujo como cuando tenía cinco años.

No, no soy nunca ni la más guapa de la fiesta, ni la más simpática.

Nunca recuerdo ningún chiste ni ninguna anécdota divertida, ni nada.

No he ganado nunca ninguna medalla, ni ningún concurso, ni de poesía, de canto, de baile, de nada.

No se jugar ni al ajedrez, ni a damas, ni a dados, ni a nada, de nada, de nada, y al trivial, no respondo ni la mitad de las preguntas.

Cuando estoy triste salgo a gastarme la pasta.

Y lloro, lloro mucho, lloro por cualquier cosa. Lloro con películas como Titanic. Incluso una vez lloré con un anuncio de Codorniu. Imagínate, se abrazaban y así.

Lo confieso, a veces miro programas como “El Diario de Patricia”, sí, y algunos fines de semana prefiero quedarme en casa en la camita mirando la tele, que ir a una gran fiesta.

Llevo los mismos pantalones rebajados de Berskha, Zara, Mango, H&M que lleva la mitad de la población.

Pienso que este peinado que llevo es atrevido, me encantan los zapatos de tacón pero no me atrevo a ponérmelos y no sé cocinar, o sea que nunca invito a nadie a cenar, ni a comer, ni a nada.

No soy ni alta ni baja, ni gorda ni flaca, ni guapa ni fea, ni lista ni tonta; soy…, una más… Del montón.

Eso sí, me pinto el labios mejor que nadie y estoy aquí.

Escena 17 – Homenaje a los luchadores y luchadoras –

Xavi

Cuando pierda todas las partidas.

Cuando duerma con la soledad.

Cuando se me cierran todas las salidas

y la noche no me deje en paz.

Cuando tenga el miedo del silencio.

Cuando cueste mantenerse en pie.

Cuando se rebelen los recuerdos

y me pongan contra la pared, me cago en diez, resistiré.

Me volveré de hierro para endurecer la piel.

Y aunque los vientos de la vida, me cago en la mar salada, soplen fuerte,

soy como el junco que se dobla,

pero siempre sigue en pie.

Joder, por mis huevos, resistiré para seguir viviendo.

Soportaré los golpes y jamás me rendiré,

y a aunque los sueños se me rompan en pedazos, me cago en la leche,

resistiré joder, resistiré.

Itxaso

Esto es un homenaje a los luchadores y a las luchadoras.

Luchadores, luchadoras, vosotros que salís cada día a enfrentaros con la vida, os queremos hacer un homenaje. Porque sabemos que es muy difícil enfrentarse a cosas como:

La hipoteca,

Las facturas: del gas, de la luz, del teléfono, de la electricidad…

Las listas de espera: de los hospitales, de la seguridad social, del paro…

La traición: la traición de un amigo, de un amante…

El desamor, esto si que es jodido, el desamor, uf…

La enfermedad, venga campeones y campeonas que no os quiten las ganas de vivir…

La indiferencia, joder con la indiferencia, anda que no es chunga, ¿no?…

La impotencia, la impotencia sí…

Las barreras arquitectónicas, ¿no? Son una putada…

Los aires de grandeza, la prepotencia en general…

Las mentiras. Odio las mentiras.

La soledad. Esta también es jodida, ¿eh?, joder la soledad…

Y el miedo, el miedo. El miedo nos frena, que no nos deja avanzar, que nos hace esclavos…

Y la falta de respeto, ¿no?… Y los insultos, bueno, la falta de respeto en general…

Y la envidia, ¿no? La envidia fatal, ¿eh? Y los insultos, ya los he dicho. Y sobretodo el desamor, sobretodo el desamor.

Escena 18 – El QUÉ de la cuestión –

Neus

  • que me muero por besarte
  • que tienes un nombre precioso
  • que, por favor, jamás me hagas daño, tú no, por favor
  • que si alguna vez estoy a punto de hacerte daño, dímelo, no me lo perdonaría,
  • que te adoro,
  • que lo quieras o no, te guste o no te guste, ya eres parte de mí,
  • que desde ese momento, el cielo está más cerca,
  • que cada vez me gusto menos,
  • que cada vez me gusto más,
  • que cada vez me gustas más,
  • que no me conformo cuando me dices que te gusto,
  • que muchas veces, me agarro fuerte a tu recuerdo,
  • que no quiero acabar siendo sólo un recuerdo,
  • que me muero por besarte,
  • que me encanta tu pelo,
  • que quiero morir por ti y quiero que tú mueras por mí,
  • que si tuviera dinero, me gastaría una pasta en nosotros,
  • que me horroriza la máxima “la distancia hace al olvido”,
  • que cuando conozco a alguien como tú, siento que aún hay esperanza (aunque me revienta sentirme supeditado a la esperanza),
  • que lo que más me gusta de ti, es tu grado de generosidad,
  • que adoro que estés siempre pendiente de lo que pasa a tu alrededor e intervengas a favor; y que me divierte cuando a veces me doy cuenta que de mí esperas lo mismo,
  • que me encanta cuando a veces me pones a prueba,
  • que me encanta, haberte podido explicar la historia del día en que abandoné mi infancia,
  • que me gusta como te enfrentas a la vida,
  • que te guardo en uno de los mejores rincones de mi corazón,
  • que me encanta tu sonrisa,
  • que me encanta tu sonrisa,
  • que me encanta tu sonrisa, y más cuando es con picardía,
  • que me encanta que sonrías porque he dicho alguna cosa, o porque has visto alguna cosa en mí, en la que consideras importante coincidir,
  • que me encanta tu sentido del humor,
  • que me encantó que me dieras ese plátano y allí mismo confesaras que eres de ese tipo de persona que lleva mil cosas en la bolsa,
  • que me encanta que seas del tipo de persona que lleva mil cosas en la bolsa,

Itxaso

  • que me muero por besarte,
  • que me encanta tu cuerpo,
  • que me revienta que la última noche que pasé contigo no fuera perfecta,
  • que me acojono cuando tengo la necesidad de preguntarte que piensas,
  • que te quiero,
  • que me encanta que no me preguntes porqué te quiero,
  • que espero darte tanto a ti, como tu me das a mi,
  • que jamás me preguntes qué espero de ti,
  • que me gustas desde la primera vez que te vi,
  • que haces que haya más vida en mí,
  • que me encanta cuando te quedas pensando en mil cosas y al cabo de un rato sonríes ligeramente, sin abrir los labios (y precisamente, esa sonrisa, me vuelve loco),
  • que me encanta que, con aquella naturalidad, buscaras el contacto de nuestras piernas bajo la mesa del restaurante en nuestra primera cita,
  • que me encanta como comes,
  • que sé que a veces no sabes si creerme, pero te aseguro que aún no te he mentido,
  • que me encanta que seas tan prudente con las personas,
  • que me encanta tu sentido del respeto,
  • que me encanta que midas las palabras,
  • que me encanta que te resulte tan fácil decir “lo siento”,
  • que lo siento,
  • que hay momentos en que el amor es dolor,
  • que tu peor enemiga es la soledad,
  • que ojalá me lleves siempre en el corazón,
  • que me muero por besarte,
  • que a veces noto que no me quedan fuerzas,
  • que, ojalá alguna de estas palabras te hiciera llorar,
  • que me muero por besarte,
  • que puedes preguntarme lo que tú quieras cuando tú quieras,
  • que tienes eso por lo que realmente vale la pena luchar,
  • que tienes potencial para hacer feliz a mucha gente,
  • que vayas con cuidado por ahí fuera,
  • que lo superfluo en ti no existe,
  • que me encanta cuando nos besamos después de una fuerte discusión,
  • que mucha de mi energía se ha ido viviendo y trabajando por lo que es efímero; aunque a veces no he sabido que lo era,
  • que gran parte de mi lucha la he dedicado a transformar todo aquello que resulta efímero,
  • que gran parte de mi lucha la he dedicado a encontrar lo que es realmente verdadero,
  • que gran parte de mi lucha la he dedicado a encontrar lo que es realmente bello,
  • que llevas dentro, tanta verdad, que te desborda,
  • que llevas dentro, tanta belleza, que te desborda,
  • que sé que tienes cosas malas y que seguramente son esas cosas las que han hecho que me acabes de confirmar que eres todo Verdad y todo Belleza,
  • que lo que más temo es que un día deje de gustarte,
  • que me encanta tu barriga,
  • que ojalá algún día me llames y me confieses que soy importante para ti,
  • que, lo confieso, resulta evidente, tengo un punto vanidoso,
  • que, no hace falta decirlo, también resulta evidente, eres importante para mí,
  • que eres la esencia de a lo que se debería llamar “humano”,
  • que me entristezco cuando alguna vez me has mirado a los ojos y no has recibido de mí lo que tú esperabas,
  • que me jode que en ciertos momentos no haya sido capaz de darte lo que he visto en tus ojos que esperabas de mí,
  • que lo mejor que puedes hacer es no esperar nada de nada ni de nadie, aunque espero que esto no nos pase jamás ni a ti ni a mí,

Xavi

  • que me muero por besarte,
  • que cuando siento o veo algo bonito, enseguida pienso en ti,
  • que quiero que lo que haya entre nosotros sea realmente especial,
  • que querer no siempre es poder,
  • que me encantaría que al menos un trocito de ti, fuera para mí,
  • que encuentro encantador como caminas, y sobretodo tu sonrisa, ya lo he dicho,
  • que me encanta cuando a veces noto que contigo hago el ridículo,
  • que me halaga que seas condescendiente conmigo,
  • que adoro no haber tenido jamás la necesidad de ser condescendiente contigo,
  • que me encanta tener la sensación que puedes enseñarme mil cosas de las que yo considero importantes,
  • que me gustaría que algún día me puedas llegar a decir cuales son mis defectos,
  • que adoro tu voz,
  • que.., quiero confesarte un secreto: hubo un día en mi vida, en el que empecé a tener miedo,
  • que sólo el miedo te hace esclavo,
  • que vivir con miedo es lo peor,
  • que tengo miedo a la muerte,
  • que no te asustes de mis miedos,
  • que lo que te dé miedo a ti, no me dé miedo a mí,
  • que espero que algún día me expliques que te da miedo,
  • que la vida es lo mejor,
  • que ojala algún día, todos y cada uno de los habitantes del planeta puedan afirmar, como yo afirmo, que la vida es lo mejor,
  • que tener amor es lo mejor que nos puede pasar en la vida,
  • que ojala algún día, todos y cada uno de los habitantes del planeta puedan afirmar, como yo afirmo, que han tenido amor,
  • que olvidarte es ya imposible,
  • que algún día serás capaz de comprenderlo todo y que por eso, quizás desees no entender nada,
  • que me muero por besarte,
  • que adoro el tacto de tu piel,
  • que me encanta como hueles,
  • que temo olvidar tu olor,
  • que me encanta verte dormir,
  • que temo no dormir más contigo,
  • que me encanta pensar que dormiré contigo esta noche,
  • que soy un soñador y vivo en un mundo que no está hecho para los soñadores,
  • que echo mucho de menos cuando era un soñador y creía que en este mundo había sitio para los soñadores,
  • que me muero por besarte,
  • que siento que se me escapa el tiempo,
  • que eres capaz de detener mi tiempo,
  • que jamás dejes que se te escape el tiempo, y menos el amor,
  • que adoro pensar que a veces quizás no acabes de entenderme y sentir que dentro de mí existe la imperiosa necesidad de explicarme,
  • que me revienta no haber notado en algún momento, que estando conmigo te estremezcas,
  • que salir ahí fuera es cada vez más difícil y a pesar de todo, cada vez mejor,
  • que adoro la belleza y me jode no poder crear belleza a cada instante,
  • que adoro la vida,
  • que jamás olvides el juego,
  • que jamás juegues con el amor,
  • que guardo tu sabor,
  • que me pones un montón,
  • que me muero por besarte,
  • que me muero de ganas de follar contigo,
  • que cuando me invade la tristeza, tengo ganas de estar contigo,
  • que, últimamente, eres lo primero que pienso en despertar,
  • que esté con quien esté, haga lo que haga, siempre estás conmigo,
  • que te echo de menos,
  • que me iría contigo al fin del mundo,
  • que me encanta que a la mínima, te quites los zapatos,
  • que para mí no es suficiente disfrutar de las pequeñas cosas,
  • que me encanta esa elegancia desordenada que tienes al sentarte,
  • que siempre he querido preguntarte cual fue el primer pensamiento que te vino a la cabeza la primera vez que nos vimos,
  • que me encanta nuestra historia,
  • que me muero por besarte,
  • que vayas con cuidado, como te he dicho, por ahí fuera; pero querría añadir que también vayas con cuidado por aquí dentro,
  • que nada de esta carta se ha escrito des del lamento,
  • que toda esta carta se ha escrito con todo el amor,
  • que esta es una carta inacabada,
  • que me muero por besarte,
  • que me muero por besarte

Escena 19 – Buscando ese sitio –

Vídeo 2 – Traducción de la canción “This is my life” de Shirley Bassey

Divertido, como un día solitario, puede provocar que alguien diga: que maravillosa es mi vida.

Divertido como un corazón partido, puede hacerme empezar a decir: que maravillosa es mi vida.

Me divierte a menudo pensar que encontraré otro sueño, o que jamás encontraré ninguno en mi vida, hasta que miro a mi alrededor y veo que este mundo tan grande es parte de mí y de mi vida

¡Ésta es mi vida! Hoy, mañana, el amor vendrá y me encontrará. Yo nací para esto, ¡ésta soy yo, ésta soy yo!

¡Esta es mi vida! Y me importan una mierda las emociones perdidas, porque tengo tanto amor para dar.

¡Déjame vivir!, ¡déjame vivir!

A veces cuando me siento preocupada, me doy cuenta del caos en que se ha convertido mi vida, llorando por mis errores, olvidando todas las rupturas de mi vida. Me pusieron aquí para existir, una parte de este fantástico mundo soy yo y mi vida.

Imagino que he de ganar puntos y contar las cosas por las cuales he de estar agradecida en la vida

FIN

Leave a Reply